Como se sirve la cerveza

De la botella

Para abrir correctamente una botella de cerveza, sujete la botella por el hombro, no por la parte inferior. Esto evita que se forme espuma en la parte superior.

Para que se vierta correctamente, coloque el cuello de la botella, o el extremo de la lata, sobre el borde de un vaso limpio y transparente. Levante rápidamente la parte inferior formando un ángulo de 45° y vierta la cerveza en el centro del vaso. Esto provocará el borboteo y creará una fina capa de espuma.

Después, baje la parte inferior de la botella o de la lata para reducir el flujo de cerveza en el vaso hasta que la espuma alcance el borde. No vierta la cerveza en el lateral de un vaso porque esta técnica minimiza la espuma y retiene la carbonatación natural de la cerveza. El resultado es una cerveza de sabor gaseoso y poca espuma.

Del trago perfecto

Contar con el vaso adecuado para acentuar los sabores, los aromas y el aspecto de una cerveza particular es solo el primer paso para servir la cerveza belga ideal. Para que la experiencia sea completa, se debe tirar o servir de la forma adecuada.

Paso 1: La purificación

La copa normalmente se lava con detergente sin base grasa para proteger la delicadeza de la espuma. La copa se enjuaga con agua fría para que alcance la misma tempratura que la cerveza.

Paso 2: El sacrificio

El camarero abrirá el grifo con un movimiento rápido para dejar que se vaya la primera espuma. No debe nunca introducir la copa, de este modo garantizará que cada gota es fresca.

Paso 3: La alquimia del líquido

La copa se sujeta formando un ángulo de 45º. Cuando la cerveza llega a la copa y comienza a circular, crea la proporción ideal de espuma en relación al líquido.

Paso 4: La espuma

El término "CORONA" sería más adecuado. La creación natural de la espuma se produce poniendo la copa recta e inclinándola. La espuma inicial es importante ya que evita que la cerveza entre en contacto con el aire y pierda sabor.

Paso 5: La retirada

El camarero cierra el grifo de forma rápida y saca la copa de debajo del grifo para evitar que caigan gotas a la copa. Estaas gotas entran en contacto con el aire y se oxidan.

Paso 6: La decapitación

Cuando la espuma alcanza el borde de la copa, el camarero la corta suavemente con un cuchillo formando un ángulo de 45º. Esto elimina las burbujas más grandes, que revientan con más facilidad y aceleran la sisipación de la espuma.

Paso 7: El juicio

La regla de dos dedos. La cantidad de espuma adecuada es aproximadamente de dos dedos (3 cm) de grosor. La corona final crea un "tapa" protectora que hace que hace que la cerveza no se enrancie.

Paso 8: La limpieza

El camarero enjueaga la parte inferior de la copa y los laterales. Esto hace que el exterior de la copa esté limpio ty se pueda sujetar cómodamente.

Paso 9: La entrega

Finalemnte, se sirve sobre un posavasos acompañado de un recogegotas en la base. He aquí el vaso perfecto. A su salud y ¡a disfrutar de esta refrescante recompensa por su paciencia!